Culture, Fashion

Antoni Bernad, el fotógrafo que ama a las mujeres, en el Palau Robert

Cartel de la exposición Antoni Bernad

Con más de 50 años de trayectoria, Antoni Bernad, se merece la bella retrospectiva que se puede ver hasta agosto en el Palau Robert. Su sensibilidad, cultura y elegancia se plasman tanto en la fotografía de moda como en el retrato de grandes personajes

 

Antoni Bernad

 

Las imágenes de moda de Antoni Bernad, que hemos contemplado durante años en las revistas del sector, consiguen algo más que llamar la atención sobre la ropa. Siempre cuentan una historia. Y me diréis que ese es uno de los secretos de la publicidad, hacer que compres aquello que ves casi sin darte cuenta, dejándote llevar por la narrativa visual de una foto que sugiere placeres inalcanzables. Puedes vender un calcetín asociándolo a una humeante taza de café, sí, pero ese no es el caso de Bernad (Barcelona, 1944). Lo que hace especiales sus obras es su implicación emocional en todas ellas y la aparición de seres humanos que traspasan el papel.  Cree en lo que hace apasionadamente y su punto de vista nunca es neutro. Dotado de una gran sensibilidad y con una gran formación cultural y artística, su ojo transforma el frívolo mundo de la moda en imágenes de una belleza dulce y atemporal. Todo su bagaje como retratista de grandes personajes, atento a captar todos los detalles (Antoni Tàpies con sus gafas en la mano y la mirada intensa…) se filtra cuando trabaja con modelos. Como en esta bella imagen de una jovencísima Vanesa Lorenzo vestida de novia, casi huyendo en moto:

 

Antoni Bernad: Vanesa Lorenzo

 

A mi siempre me ha gustado especialmente la serie que Bernad realizó para Telva transformando a una de sus musas, la camaleónica Laura Ponte, en personajes femeninos de peso. En la muestra retrospectiva que le dedica el Palau Robert hasta el 26 de agosto la vemos en el papel de Jackie Kennedy y en el de Coco Chanel. Sus imágenes van mucho más allá de la belleza vacía de un estilismo, juegan por igual con el gesto de la modelo como con la composición. Jackie estirada en su jet privado, Coco frente a París…

 

Antoni Bernad Antoni Bernad

 

La mujer es una constante en la obra de Bernad, un ser tierno y adorable sin enemigos en la industria. “Quiero homenajearlas, huir del estereotipo, ser el fotógrafo que adora a las mujeres”, dice siempre. Y las cuida con esmero. Las capta espontáneas, frágiles, sensuales, pero nunca las caricaturiza. El cariño  y la autenticidad con que retrata a Carolina Herrera con su perro Alfonsito en plena Quinta Avenida de Nueva York en 1992 son una buena muestra de su filosofía. 

 

Antoni Bernad: Carolina Herrera

 

De su faceta de retratista, la muestra expone ejemplos célebres, como la foto de Joan Miró donde en vez de encontrar su luz cálida meridional nos topamos con una mirada de gélida intensidad. “Mi trabajo es vampiresco, quiero absorber el alma de la gente que fotografío”. A mi me encanta la imagen de Manolo Blahnik quitándose una bailarina mientras esparce el polvo, que a mi me gusta tanto como la de David Hockney captado entre ropa tendida.

 

Antoni Bernad

 

Se nota que Bernad disfruta de la vida, y si se lo permiten, también de los personajes que retrata. Con Lou Lou de la Falaise, por ejemplo, vivió una noche loca en Barcelona, en 1974 que acabó en comisaria porque hubo una batida en el local donde estaban, el Jazz Colón. En la muestra vemos también al matrimonio de joyeros, Rosa y Salvador Tous en una tierna imagen casi tan íntima como la de Lucía Bosé a los pies de su barroca cama de rezando, como en un film neorrealista fechado dos décadas después, en 1973. Casi siempre usa el blanco y negro y busca la luz que encaja con cada personaje. 

 

Antoni Bernad: los Tous y Lucía Bosé

 

La exposición, comisariada con mimo por su pareja, el artista Antoni Llena, no quiere seguir ningún orden cronológico.  Presenta duetos de imágenes tan solo unidas por algún vínculo estético y cultural, por una atmósfora o una sensación. A veces, contrapuestas. Es por ello que encontramos relacionados el primer plano de Manuel de Pedrolo ( 1980) descansando bajo la luz entrecortada de una persiana a medio abrir junto a la energía de Manuel Pertegaz en su estudio con la modelo Anna Rosa Morató (1986). 

 

Antoni Bernad: Pedrolo y Pertegaz

 

La música, la arquitectura, el teatro, el baile, el cine… Todas las manifestaciones culturales influyen la obra de este autor que asegura que descubrió en la España gris de los 50 “en las revistas que llegaban de fuera una ventana abierta al mundo. Había una vida, un color, una libertad que aquí no teníamos”. Bernad, que ya de pequeñito ya fotografiaba a sus hermanas y amigas, vivió el mayo del 68 francés y encontró en la fotografía de moda todo un mundo donde verter toda su creatividad. Sus imágenes son homenajes a sus ídolos culturales. De Avedon a Hepburn, pasando por Callas, Lorca, o Dalí. El surrealismo está presente en esta imagen promocional de una camiseta de Isabel de Pedro. 

 

Antoni Bernad: Isabel de Pedro

 

Rostros reconocidos por todos, como Tom Ford, pero también imágenes de modelos desconocidas. El mundo de Bernad es amplio y diverso. Para el fotógrafo hacer un retrato es como construir una casa, “con formas, volumen y gusto”. Fuera agresividad y violencia. Solo el placer de contemplar y entender el mensaje que esconde cada imagen, a la persona que se oculta tras el disfraz del vestido. Bernad es el triunfo de la elegancia con sentido.

 

Antoni Bernad: Tom Ford

 

 

Antoni Bernad

 

Si te ha gustado sigue este blog y sígueme en:

             Twiter: @MarijoJordan

             Facebook.com/MarijoJordan

             Instagram=MarijoJordan