Events, Fashion, People

Bridal Week: Mucho más que Irina Shayk y Alexis Ren

A parte de la sorpresa que nos han dado los hermanos Ailanto al entrar en el mundo nupcial, os cuento el principio y el final de la Barcelona Bridal Fashion Week, los desfiles de Rosa Clará y de Pronovias, donde hay mucho más que vestidos de novia. Famosos, y sobre todo, ¡instagramers!. Los tiempos están cambiando

La inauguración de la Barcelona Bridal Fashion Week comenzó el martes 26 una hora antes de que las modelos desfilaran por el pabellón 8 de la feria de Montjuïc mostrando los elegantes diseños de Rosa Clará. Las invitadas a ocupar la primera fila se dejaban retratar en el photocall, mayoritariamente vestidas con la pedrería de la colección de fiesta de la diseñadora, y las más simpáticas nos regalaban algunas declaraciones. No es el caso de las Wags de Messi y Cesc, Antonella Rocuzzo y Daniella Seeman, amigas y habituales del desfile, que tan sólo lucían curvas ajustadas encima de inmensos y afilados talones.

 La explosiva joven Cindy Kimberly, en cambio, hablaba y reía mucho (muchísimo) pero no acababa de responder con claridad a las preguntas sobre su relación virtual con Justin Bieber (que vio una foto suya en Instagram y pidió a sus seguidores que le ayudaran a encontrarla). Del anonimato a la fama en nada, “justo ahora me doy cuenta de todo lo que me ha pasado. Me gustaría trabajar como actriz y modelo “, comentaba la bella de Denia de ojos y labios enormes, que ha fichado por la agencia Uno Modelos y vive en Barcelona.
Esta semana también está entre nosotros la nueva Miss Mundo, nacida en Barcelona. “El título está siendo inolvidable porque no paro de viajar por el mundo con proyectos solidarios. Un día me levanto en Bombay, el otro en Londres y después en Los Ángeles “, explica Mireia Lalaguna simpática y relajada. Tanta ruta le sirve también para dar a conocer al mundo entero de donde viene ( “Es muy gratificante hablar de Barcelona y que la mayoría de gente te diga que es una ciudad que ya conoce”) y le dificulta poder terminar la carrera de farmacia , aunque sólo le faltan cuatro meses.
 “Ahora es imposible”. La Miss barcelonesa, de 23 años y ojos verdes, dice que presentarse al concurso le vino rodado cuando trabajaba de modelo y no quiso perder la oportunidad de hacer nuevas cosas. Se encontraba en la inauguración de la pasarela nupcial, “para apoyar la moda” pero sin ninguna intención de comprar vestido blanco. “No tengo prometido!”, dice sin dudar.

Entre los rostros conocidos también había Melissa Jiménez, pareja de Marc Bartra, la actriz Ana Fernández y la bella Eugenia Silva, que llegó muy justa de tiempo a pesar de ser la imagen de la colección de cóctel 2017 de Clarà.

Los fotógrafos se apilaban para retratarla en el front-row. Incluso el prestigioso Manuel Outumuro tiraba de móvil para inmortalizar el momento.

A su lado,junto a Ana Fernández, se sentaba Dani Alves, con esmoquin blanco, y protagonizaba la anécdota del desfile al sonreir y pasarse un dedo por los labios cuando su novia Joana Sanz pasaba por delante vestida de novia. Esta semana el jugador ha inaugurado restaurante en Barcelona, Boteco Fogo, con su inseparable amigo chef Joao Alcántara.
La modelo canaria, que ya hace tiempo que desfila por Clará, recibió ayer un lugar de honor en las salidas, que encabezaba la instagramer Alexis Ren, una joven con cara bastante normal pero con un bonito cuerpo, que se ha hecho popular porque viaja con su enamorado por todo el mundo y lo retrata. En el fitting del dia anterior, la vimos con él.

En la primera salida Ren vestía un diseño de crepé de seda de silueta fluida con gran lazada tulipán en el vientre y escote bañera que fue seguido por otros de este mismo estilo con variaciones.

Algunos con peplum sobrepuesto, con profunda apertura en la pierna, con capa, con crop top, con amplio escote en la espalda bordado o enjoyado con hilo de plata …

Después llegaron los diseños de amplias faldas con tul y cuerpo de chantilly al modo Grace Kelly, que siempre consiguen grandes aplausos.

A la entrada de la feria puede ver el vestido de novia de Carmen Ensesa, que le hizo Pedro Rodríguez en 1952 en este mismo estilo de aires New Look, y que ha conservado en una caja con pimienta negra. También Pronovias revisita este estilo tan Dior:

Pero también abre su desfile con líneas mucho más minimalistas. Este año la casa apuesta por las piezas ajustadas al cuerpo como un lápiz, y también por los vestidos muy trabajados, con bordados artesanales. Esta imagen es del fitting en la tienda de Pronovias. Allí estuvo también Malena Costa que esperará a casarse a que nazca su niña en julio. Vestía de Hoss Intropia.
Irina Shayk volvió a ser la imagen de Pronovias en el desfile que la firma hizo el pabellón italiano de la feria de Montjuïc, esta vez bajo 1.500 bombillas colgando del techo, que cambiaban de color. El momento más emocionante cuando se volvieron violetas al ritmo del Purple Rain de Prince.

“Me gustaría casarme en el futuro, pero no sé cuando, estoy muy concentrada en mi carrera”, decía en un momento del ensayo que compartió con los ángeles de Victoria Secret Romée Strijd, Cindy Morena, Jac Jagaciak y Kate Grigoreva.

 Ni una palabra del posible candidato a marido, Bradley Cooper, con quien empezó a salir después de su relación con Cristiano Ronaldo. “De esta cuestión ya sabéis que no digo nada”, respondía cuando le preguntaban si cocinaba para el actor. La modelo rusa, que ahora vive en Nueva York, ha colgado en Instagram una foto con el jamón y tortilla de patatas que cenó ayer a su llegada a Barcelona, una comida que dice que le encanta.

Hervé Moreau eligió para Irina un femenino diseño ajustado que juega con las transparencias, los bordados florales y las aplicaciones joya, “un traje ideal para casarse, que te hace un culo muy sexy”, decía la modelo de curvas sugerentes. “No siempre me veo sexy, no penséis. Cuando me miro al espejo por la mañana pienso, oh, dios mío, tengo que ir al gimnasio! “, decía.

“Irina repite con nosotros porque es ideal, lo tiene todo. Desfila y también es un personaje del corazón “, comentaba la anfitriona del desfile, Susana Gallardo. La noche anterior vimos la mujer de Alberto Palatchi en una inauguración selecta y casi privada, aunque era en pleno Paseo de Gracia. Se trataba de la apertura de la tienda de la firma Céline en el espacio que ocupaba la galería Loewe. La reconocida directora creativa de la casa de moda, Phoebe Philo (que ya destacaba hace 20 años cuando era el asistente de Stella McCartney en Chloé), diseña piezas de fondo de armario para una mujer con chic parisino, independiente y profesional . Ropa sin artificios, con buena caída, tamaño oversize y colores naturales. Y también complementos, como la bolsa estrella de la casa, la Phantom, que aparenta la forma de una cara y que llevaba Susana Gallardo.

También la tienen Linsay Lohan, Jessica Simpson y la instagramer Ciara Ferragni, una de las invitadas estrella de Pronovias (con su hermana Valentina), en una edición en la que este tipo de celebridad (buenas herramientas de marketing para las firmas por sus muchos seguidores), ya ocupa más espacio en el front row que las famosas. También estaba Louise Roe, que antes de salir del hotel ya había desvelado en su cuenta como seria el vestido que llevaría. Adiós misterio.
Sin embargo, lo que no falta nunca en la impresionante desfile que clausura la Barcelona Bridal Fashion Week es alguna joven posible clienta con apellido importante. Esta vez el listado lo encabezaba la actriz Amaia Salamanca, que ya tiene dos hijos con Rosauro Varo, pero dice que no piensa en boda hasta que pasen muchos años de relación: “No hay compromiso más fuerte que formar una familia”. La actriz de La Embajada dice que se inspira en la potente Claire Underwood (House of Cards, ¡toma ya!) para hacer su papel de mujer intrigante (muy similar al de Velvet) y que le encanta trabajar con Belén Rueda. Ahora bien, asegura que no vio nacer el amor entre el Chino Darín y Úrsula Corberó “porque tenemos muy pocas escenas juntos”.

También estaba Katherine, la hija mayor de Arnold Schwarzenegger y Maria Shriver, de 27 años, en su segundo viaje a Barcelona. Su segundo nombre es Eunice, el de su abuela, hermana de JFK. “Me siento medio Kennedy y medio Schwarzenegger” decía ayer a este diario. Con formación periodística como su madre ( “ella es un icono para mí”), dice que se dedica a escribir libros (hizo uno cuando iba al Instituto explicando cómo había superado sus problemas de imagen corporal) y termina de fichar como embajadora de Pronovias.

Os pongo también dos bellezas. Dafne Fernández y Davinia Pelegrí

Y alguna imagen del desfile que vale la pena:
Esta semana blanca hemos tenido una agradable sorpresa: la entrada de Iñaki y Aitor Muñoz en el mundo nupcial con una primera colección de sólo 10 diseños, que el año que viene será más completa e incluso quizás desfilará en pasarela. “Lo decidimos hace un mes porque tenemos muchas clientas que nos piden vestido de novia”, decían en la floral presentación que organizaron el jueves en el hotel Mandarin Oriental.
La amenaza de lluvia impidió que se hiciera en la terraza pero los vestidos lucían igual de bien su aire romántico, lánguido y vintage, a veces Blancanieves y otros Claudette Colbert, pero totalmente contemporáneo. Todos los tejidos, tules, guipures, organzas y jaquards en crema y blanco, llevaban alguna u otra referencia los jardines, una pasión de los hermanos que bautizaron su firma de moda con el nombre del árbol de los dioses, Ailanto.

Si te ha gustado sigue
este blog y sígueme en:

Twiter: @MarijoJordan

Facebook.com/MarijoJordan

Instagram=MarijoJordan