Culture, Fashion

Cinco grandes vestidos que juegan a ser modernistas

Cada vez que la fundación Antoni de Montpalau muestra sus nuevas adquisiciones de vestidos es como si entraras en una tienda de ropa de segunda mano de lujo y no te dejaran comprar. Siempre te enamoras de algo. Hoy os voy a poner cinco de los muchos que se pueden ver hasta el 22 de octubre en la bella casa Rocamora (10 euros la entrada). Son todos distintos pero los comisarios, Josep Casamartina y Ismael Núñez, se las han ingeniado para encontrarles un punto en común a todos los seleccionados: su sintonía con la corriente estética del modernismo o art nouveau. Hablamos del estilo urbano y burgués de principios del siglo XX que busca una nueva forma de expresión bella y moderna.

vestits_modernisme_marijobarcelona6

Este abrigo capa de lana de Christian Lacroix cedido por la exmodelo Francina Díaz muestra un rico trabajo de pasamanería y una estampación muy propia del modernismo vienés y centroeuropeo.

vestits_modernisme_marijobarcelona5

Este otro, firmado por el gran Hubert de Givenchy el 1973, muestra un precioso y colorista estampado floral que hubiera encantado a los arquitectos catalanes modernistas. La pieza ha sido cedida recientemente a la fundación por Leonor March.

vestits_modernisme_marijobarcelona3

Y como al modernismo le gustaba evocar tiempos pasados, que mejor que un diseño que en un vistazo nos lleve hacia la Edad Media de los prerrafaelitas. Es de seda, con aplicaciones de perlas en puños y cuello y lo realizó a finales de los sesenta Andrés Andreu.

vestits_modernisme_marijobarcelona1

No podía faltar un homenaje a las sufragistas y a la incorporación de la mujer al mundo laboral. Me encanta el diseño de la veneciana Roberta di Camerino, un largo vestido con apariencia de traje chaqueta gracias al juego decorativo. Un trampantojo en toda regla de los años setenta que está situado junto a un Léonard de la misma época de aspecto camisero con una estampación muy pop pero también, porque no, modernista.

vestits_modernisme_marijobarcelona4

Para terminar, el orientalismo. Si a finales del XIX les encantaba todo lo que llegara de Japón, en los años 80 europeos el diseño de moda vive una revolución vanguardista, sobria y conceptual, de la mano de nombres como Issey Miyake. Sus plisados mínimos, herederos de la tradición nipona, también fueron adoptados por Mariano Fortuny. En la muestra vemos un diseño de Miyake de 1990 y a su lado, mucho más gráfica, una camisa de Kansai Yamamoto de 1980.

(Ver también Vestidos históricos en una mansión de impacto )

 

vestits_modernisme_marijobarcelona

 

 

Si te ha gustado sigue este blog y sígueme en:

Twiter: @MarijoJordan

Facebook.com/MarijoJordan

Instagram=MarijoJordan