Cook Art, Culture

El menú de Marc Gascons inspirado en Picasso

Estos días en que se oye hablar de Picasso por la disputa entre Lucía Bosé y los herederos de su asistenta a quién el pintor regaló un dibujo que la actriz vendió por casi  200.000 euros, el hotel The Serras nos propone una experiencia sibarita relacionada con el artista muy alejada de los tribunales. En el edificio que hace 120 años Picasso tenía su taller, ha celebrado el centenario de la última estancia del pintor en la ciudad con una cena impresionante del chef Marc Gascons que juega con cuadros, alimentos y vinos de Quim Vila. Su botifarra catalana con judías ya forma parte de la carta habitual, y el menú completo llegará el año que viene

No hay ninguna duda de que Marc Gascons (una estrella Michelin en Els Tinars) es un gran chef, pero el jueves pasado revalidó su poderío con nota elaborando una cena impresionante en homenaje a Picasso en su segundo hogar culinario, el restaurante el Informal en el hotel The Serras. Hacía tiempo que esperábamos una cita de este tipo porque en un edificio situado en el mismo lugar que ahora ocupa el establecimiento hotelero fue donde el pintor tenía su estudio allà por el año 1897, y allí mismo pintó una de sus obras maestras, Ciencia y caridad.

La cena se ha hecho realidad ahora, cuando se cumple el centenario de una estancia de Picasso en Barcelona, de junio a noviembre de 1917, acompañado de la bailarina Olga Khokhlova a quién retrató con mantilla y con quién hizo turismo por la ciudad que había dejado en 1904. Muchas de las obras que pintó en aquel periodo pertenecen al museo Picasso, que evoca aquel momento en la exposición vigente, 1917. Picasso Barcelona.  En mayo de 2018 está prevista una nueva muestra sobre el artista y su relación con la comida llamada La Cocina de Picasso. “No era de comer mucho pero toda su vida pintó bodegones”, cuenta el director del museo, Emmanuel Guigon.

Marc Gascons ha tratado con sumo cuidado y respeto esta nueva mitologia picassiana relacionada con la mesa. Se ha basado en muchos de los documentos que conformaran esa muestra culinaria (desde listas de la compra del artista a menús guardados, cenas que organizaba en su casa o facturas de restaurantes) y se ha inspirado en cuadros del artista donde reina la comida, en sus gustos y en las ciudades donde vivió para componer un menú exquisito que el año que viene formará parte de las propuestas de El Informal.

Una imagen de la época de Picasso en el passeig Colom junto al plato de la botifarra

De momento, solo se queda en la carta la botifarra catalana con judías que Picasso, amante de la cocina sencilla, apreciaba mucho.  “¿Qué quiere que le diga! A Olga le gustan el té, los pasteles y el caviar. Y a mí? A mi me gusta la butifarra catalana con judías. “, cuentan que dijo.

He abierto el blog con la botifarra pero el primer plato del menú no era este sinó un suave cóctel verde que recreaba la bebida preferida por los artistas bohemios parisinos de la Belle Epoque, la delirante absenta: El cuadro que la inspira es Le Verre de absinthe. París (1915).

Atención al pan, en forma de mano, que se inspira en la imagen de Picasso captada por Robert Doisneau (el autor del famoso beso) y que presidía la carta de la cena

Sepia al natural. Sèche (Sepia) (1914) “Producto en estado puro”, cuenta Gascons.   

Erizos, huevo, pan y botifarra negra inspirado en el cuadro Jarrón con follaje y tres erizos, de 1946.

Exquisita la crema de alcachofas con foie gras que nos remite a la obra Woman with artichoke (Dora Maar aparece con una alcachofa en la mano), 1941. Le acompañaba un vino Tio Pepe, que en la época picassiana se vendía con su sombrero y chaquetilla. Él lo compraba y aparece en imágenes con la botella. Lo cuenta el experto Quim Vila, que se encargó de la selección de vinos, la mayoría franceses, vinculados con el artista. Ahora el aspecto de la botella Tio Pepe es mucho más refinado. Y con menos encanto. 

Delicioso el bogavante con tocino, “un mar y montaña” de Gascons para emular el cuadro El bogavante en el cesto (1965)

El plato Lenguadito frito se inspira el la foto de Picasso comiendo una espina (1957). Este pescado aparece en sus listas de la compra.

 Tres mordiscos de brie nos remite al cuadro Verre, pain et fromage (1923) “El trozo de queso que aparece me recuerda el brie, por eso lo he elegido”, cuenta Gascons.

Manzana cubista. Un mouse de manzana verde exquisito. Escultura Manzana (1969). El vino, del Chatêau Les Justices 2011.

Chocolate en el mar. Este plato de chocolate nos remite a las noches en que Picasso después de cenar se sentaba frente al mar de Cadaqués a degustar un poco de chocolate mientras fumaba. Juega mucho con los colores de la obra Le Port de Cadaquès (1916). Se acompaña con un Tradición Pedro Ximénez. En la bodega tienen una cerámica de un torero con unos toros de Picasso.

El hotel The Serras es un establecimiento de lujo de sólo 30 habitaciones. Abierto en 2015, acumula desde entonces numerosas distinciones, la última de ellas es el premio al Mejor Hotel de Ciudad del Mundo de los The Boutique Hotel Awards, que reconoce hoteles pioneros e independientes en todo el planeta. Con vistas al Mediterráneo y el barrio gótico, el edificio del hotel está calificado como Bien Cultural. Su estilo es el del clasicismo romántico, pero evolucionado a partir de la escuela de La Llotja, donde estudió Picasso. Su arquitecto, Francisco Daniel Molina, también proyectó la Plaza Real. Marc Gascons define su cocina en el Informal como “fresca, joven e informal”. Su restaurante ofrece platos de temporada, pensados ​​para compartir, elaborados con productos locales de tierra y mar. Con propuestas frescas y creativas de la tradición catalana y mediterránea. 

 

Si te ha gustado sigue este blog y sígueme en:

             Twiter: @MarijoJordan

             Facebook.com/MarijoJordan

             Instagram=MarijoJordan