Culture, Fashion

Este verano, 50 años de moda psicodélica

La moda vivió en los sesenta una explosión de brillantes colores alucinantes y estampados sinuosos que todavía influyen en los diseñadores. En la era de Acuario, triunfaron las flores y los jeans pero también la geometría òptica de Emilio Pucci y las alucinaciones lisérgicas. La psicodelia cumple 50 años este verano

Si pensamos en psicodelia y moda la primera imagen que nos viene a la cabeza será, muy probablemente, la de algún ligero caftán con estampados geométricos de colores llamativos firmado por Emilio Pucci de aquellos que llevaban desde Liz Taylor a María Callas. Unos diseños sofisticados que nos sugieren las visiones caleidoscópicas asociadas al consumo del LSD en una época marcada por la experimentación, la búsqueda de la paz y del amor libre. El verano de 1967, hace ahora 50 años, fue el verano del amor.

 Ya es curioso que sea un diseñador de raíces aristócratas vistiendo bellas burguesas uno de los que mejor representa el delirio estético psicodélico en unos tiempos hippies de liberación anticonsumista y happy flower power. Quizás sea el único, porque la contracultura no quería modistas.

El movimiento salía de la calle de manera espontánea, sin normas escritas, con gafas de colores surgidos de las propias  alucinaciones, pañuelos de la India, vaqueros acampanados y muchas flores pacifistas en las cabelleras afro y en las camisas.

 El film musical Hair, de Milos Forman, escenifica muy bien el estilo de la era de Acuario y de Woodstock, los jóvenes antibelicista vestidos entre la extravagancia y el delirio rebelde. Pucci, que ya se había hecho famoso entre la jet set de Capri en los 50 por su ropa informal que liberaba el cuerpo de ligaduras y abría camino a los estampados vibrantes los sixties, decía que se sentía como una vía por donde transitaba su época: “la evolución va tan rápido que es la revolución”.

La modelo Veruschka, que participó en el film de Antonioni Blow Up, con un diseño de Pucci

El diseñador canalizó la geometría y el color pop del arte (Saint Laurent haría su vestido Mondrian), la cinética y el caleidoscopio, los motivos indios y el relax hippie con tanto acierto que sus piezas vintage son joyas y hoy en día las pasarelas lo recuerdan. Las ilusiones ópticas de los viajes lisérgicos de la contracultura estéticamente ya no nos abandonarán nunca. Ni en tiempo conservadores.

El otoño de 2012 Miuccia Prada llenó de rombos y cuadrados fosforescentes su colección dando “una visión más intelectual de un fenómeno que en los 60 se vivía de forma espontánea y natural”, comenta la estilista y editora de moda Anna Vallés. Un año antes Custo Barcelona había experimentado con tejidos ondulantes que los asistentes a la pasarela contemplaban con gafas de colores para ver su efecto 3D, los vestidos de este mismo verano de la griega Mary Katrantzou, que desfila en la London Fashion Week, combinan las ondulantes líneas psicodélicas con motivos helénicos. Y Peter Pilotto en el verano de 2015 (en la foto, Cara Delevingne luce un diseño en rojo).

Unas piezas que pueden causar sensación en las fiestas Flower Power que aún se celebran con la llegada del buen tiempo en locales emblemáticos de Barcelona y Ibiza. Estos días se acaba de celebrar la de Pachá, en la isla, y no han faltado famosas como Cayetana Guillén Cuervo y Mireia Canalda.

 La marca Pucci, con otros propietarios, continúa hoy en día manteniéndose fiel al delirio de formas sinuosas de alta intensidad cromática que a finales de los 60 cautivó el mundo occidental.

Si Jimmy Hendrix hacía rock psicodélico (enfundado en ropa hippie de colores), los Beatles ofrecerían al mundo un maravilloso ejemplo de moda alucinada vistiéndose de militares en rosa fucsia, azul eléctrico, rojo y verde pistacho, que les hizo una casa de sastrería británica, en la portada de su impresionante Sargent Pepper ‘s en 1967 (Dicen que Yoko Ono aún conserva la de John).

Como también lo era la corbata de grandes rayas curvas o las americanas llamativos de sus alter egos dentro del submarino amarillo, que, por cierto, le encantaba a David Bowie, como se puede comprobar en la exposición David Bowie is ahora en el museo del diseño de Barcelona .

El británico, que aparece entre los Beatles del submarino en una fotocomposición, hizo su personal contribución a la psicodelia textil vestido del extraterrestre Ziggy Stardust a principios de los 70 con un mono inspirado en La naranja mecánica de Kubrick con estampado británico Liberty en tonalidades intensas que llevaba con los ojos pintados y el cabello calabaza. En la muestra aparece entre espejos que reflejan la imagen de un concierto en el que vestía así provocando en el espectador la sensación de que acaba de consumir ácido.

La moda descubre la libertad en los 60, quiere ser joven con las minifaldas de Mary Quant, viajar a la luna con Courrèges, influirse de los juegos ópticos del op art, dejarse seducir por las túnicas espirituales indies, por la vitamina cálida del sol de California (¡Oh, los Beach Boys!) y sobre todo, ser original.

Anita Pallemberg, la musa de los Rolling Stones, que tonteaba con Mick Jagger, salió con Brian Jones y finalmente se quedó con Keith Richards, fue un icono de la época, que ha creado escuela con herederas de altos vuelos como Kate Moss. Anita conoció el grupo cuando eran muy jóvenes y los influyó intensamente. Tenían la misma talla y le cogían su ropa, pantalones, pañuelos …
Su estilo cosmopolita combinaba decadencia, glamour de diva de Hollywood y androginia en estilismos que mezclaban pieles y lentejuelas como si nada. Hace pocas semanas que hemos perdido, a los 73 años, todo un referente que sabía causar sensación con grandes sombreros Fedora, botas altas, vestidos cortos y una actitud igualmente hippie y sofisticada a medio camino entre la bohemia de lujo y el rock’n roll.


Muchas de las it girl que transitan los festivales de música actuales como el de Coachella en California o el británico Glanstorbury quieren ser Pallemberg, a quien Hedi Slimane rindió homenaje en su colección 2013 de Saint Laurent. Y también quieren parecerse a los chicos de Hair con toques innovadores (como el toque de pelo verde de Kylie Jenner), pero en unos tiempos en que incluso H&M crea colecciones de ropa dirigidas a estos objetivos, están condenadas a quedarse reducidas a una versión comercial copiada y bastante insustancial de una época corta, pero irrepetible. La era de Acuario.

 

 

Si te ha gustado sigue este blog y sígueme en:

            Twiter: @MarijoJordan

             Facebook.com/MarijoJordan

             Instagram=MarijoJordan