Cook Art, Events

IX Premio Vila Viniteca de Cata por parejas

La novena edición del concurso de cata por parejas Vila Viniteca tuvo dos extras geniales: el cartel de Perico Pastor y la comida previa en el Louis 1856 de Jordi Vilà

 

24 de abril de 2016: Concurso Vila Viniteca en la Llotja de Mar

El abogado Ángel Egea hace muchos años que prueba vinos por placer, y  tuvo un premio inesperado al llegar a la final de la 9ª edición del concurso de cata por parejas de la Villa Viniteca con su compañero de aventura, Ramón Iglesias. “¡No nos lo esperábamos! Es la tercera vez que venimos y lo hacemos por gusto “, decían conmovidos, a pesar de que finalmente no ganaron el premio.

 
La cita reunía 130 parejas en la Casa Llotja de Mar, en busca del premio de 20.000 euros que consiguieron los ingenieros industriales José Antonio Díaz y Rafael Salas, de Santander y Gijón. El segundo premio (7.000 euros) lo obtuvieron Rafael Sabadí, profesor de hostelería, y David Martínez, sumiller del restaurante El Roser 2 de la Escala. El tercer lugar fue para Santiago Rivas y Jaime Fernández, banquero e informático madrileños.

15 de abril de 2016: Presentación en el Louis 1856

Tan sólo 10 minutos después de haber abierto la inscripción para el IX Premio Vila Viniteca de Cata por parejas, todas las plazas quedaron cubiertas y la web se colapsó. Tanto es el éxito de la iniciativa de Quim Vila y Siscu Martí, propietarios de la distribuidora de vinos más grande de España, con un catálogo de más de 8.500 referencias, que se apuntan amantes del vino de todo el mundo en busca de los 20.000 euros del premio gordo, los 7.000 del segundo o los 3.000 del de bronce.

El concurso, que se hace un año en Madrid y otro en Barcelona, es como la antesala de Alimentaria, ya que se celebra el domingo 24 en la Llotja de Mar. Las 130 parejas participantes deberán acertar el origen, la añada, las variedades de la uva, el elaborador y la marca de siete vinos en la fase clasificatoria y siete en la gran final, a la que sólo llegan diez parejas. La cosa es tan seria que los vinos son un secreto incluso para el jurado y ahora los concursantes no podrán ni ir al baño mientras dure la prueba, “El año pasado hubo una queja y hemos endurecido la normativa”, dice Quim Vila, que no tiene ningún patrocinador y la única intención es promocionar la cultura del vino. También lo hace estableciendo sinergias con el arte. A partir de ahora, el concurso tendrá cartel anunciador.

Perico Pastor (amante refinado del vino)  firma el primero. Ha dibujado con tinta china una pareja con la copa en los labios. “Catar vino es la segunda cosa divertida que se puede hacer con otra persona.” Lo primero no tardará en llegar, debido a la sensual posición de los protagonistas. “Recuerdo a Perico cuando vivía en el Raval y se paseaba con un mono de pintor”, decía Quim Vila de su amigo, y cliente, que ya firmó hace 24 años el catálogo de vinos de Vila Viniteca. “Todo lo que sé de vinos es gracias a ti”, le respondía el artista ante un delicioso gaufre de hoja con setas y butifarra negra firmado por Jordi Vilà del restaurante Louis 1856, en los bajos de la fábrica Moritz.

Vilà, que ha cerrado el Alkimia y que lo reabrirá en junio sobre el Louis 1856, hace una maravillosa y elaborada propuesta que necesita tiempo para ser saboreada. Cocina clásica revisitada en un espacio distendido, que incluye platos como la galantina de pollo emplatado, el pato Canetón cocido a la cazuela en pieza entera y el omelette surprise, un festival de merengue y mango, enemigo total de la operación bikini . Buen producto, buen servicio y porcelana de Limoges por unos 60 euros.
4 PLATOS VILA VINITECA
600X300 2 CUADRADOS

 

 

Si te ha gustado sigue
este blog y sígueme en:

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar