Cook Art, Fashion

Los dragones de Masriera y la Navidad de Santa Eulalia

Las joyas de Masriera llegan está Navidad mostrando el lado más oscuro del mundo modernista. Dragones y murciélagos con diamantes envueltos en una presentación a la prensa totalmente ‘foodie’. También comimos en Santa Eulalia, un templo de la alta costura que nos propone pasar las fiestas con Lanvin

 Los hemos rodeado de creaciones de cocina que son joyas porque nosotros realizamos creaciones de gusto exquisito.” De esta manera, cruzando el sabor de la cocina tradicional con el aroma modernista de las joyas Masriera, Joan Oliveras Bagués presentó ayer la nueva colección de una casa que el año pasado cumplió 175 años.

Primero, los excelentes canalones de toda la vida del Roig Robí, preparados por Mercè Navarro tal como los hacía su padre – “hoy con trufa por encima para enjoyarlos” – y una sabrosa rebanada de pan con tocino y también con trufa de Marc Gascons. “Es un plato clásico de primera línea, como la histórica Bagués Masriera”, comentaba el cocinero de Els Tinars, que frunce el ceño cuando le hablas de las advertencias de la OMS: “¡No se puede generalizar nunca! El cerdo que yo compro es de pequeño productor de toda la vida y completamente saludable. “El cocinero, que también dirige el Informal en el hotel The Serras de Barcelona, explica que este año ha vuelto a preparar su completo menú de Navidad para llevar a Els Tinars: canelones, capón, escudella y tronco de Navidad.

Un clásico de la cocina, Carles Gaig, presentó como segundo una pularda asada. Acaba de regresar de Singapur, donde ha abierto restaurante “y funciona de maravilla”. Tanto triunfa la cocina catalana que incluso le piden que vaya a casas particulares a hacer perdices estofadas, guisantes de Llavaneres. El cava lo puso Codorniú customizado de modernismo.
Los postres fueron a cargo de la mujer de Christian Escribà, Patricia Schmidt. Eran unos cupcakes navideños y coloristas, a juego con el que ella llevaba en forma de joya de oro colgado del cuello.

Como nunca había estado en la joyería aprovechó para mirar pendientes, mucho menos arriesgados que la estrella del día: un collar con un dragón rojo y desafiante que será la delicia de los clientes chinos (ayer mismo había un par comprando mientras se hacía la presentación), aunque su origen es muy de aquí.

Es esta una de las muchas piezas de los catálogos Masriera que los joyeros vuelven a la vida cada año, a pesar de que hasta ahora estaban más dedicados a hacer ninfas, naturaleza y libélulas que figuras simbólicas. ¡Llega el lado oscuro!

 

Este año inician una colección que se llamará Los Singulares de Masriera y que incluye piezas con dragones, murciélagos y tréboles, ” todo muy relacionado con la mitología, con la suerte y la fuerza, que es muy actual”, explica Bagués en la tienda del paseo de Gracia que ahora dirige Anaïs Giralt, la hija del crítico de arte Daniel Giralt-Miracle, y que está en plena evolución, con sillas de colores y motivos pintados en las paredes.

Y si las joyas llegan barrocas, los vestidos de fiesta, también. Quedó claro en la gran gala que Valentino ha hecho en Nueva York, en el que la mujer de Tommy Hilfiger apareció vestida igual que Nicky Hilton con un diseño de la colección crucero 2016. Dee lo llevaba con aires sesenteros y la hermana de Paris con estilo boho chic. Fue un error que se tomaron con su mejor (hipócrita) sonrisa. Al menos, su foto se hizo global. Promoción impagable.

La marca tiene este año un vestido con un gran dragón que lo atraviesa, ideal para conjugar con una joya Masriera, pero en el mundo del glamour que marca tendencia también hay lugar para las apuestas más sobrias. Sandra Domínguez se confiesa enamorada de los diseños elegantes y discretos en tonalidades rojizas de Alber Elbaz, que ha adquirido para Santa Eulalia. Ella misma llevaba un jersey de Elbaz en la comida de Navidad de la casa.

Entre periodistas de moda era inevitable comentar la salida del diseñador de Lanvin, así como la de Raf Simons de Dior. De momento, la maison ha dicho que no habrá sustituto para la que era una gran apuesta. A pesar del éxito y el dinero, las múltiples colecciones con horarios imposibles acaban agotándolos. La mesa, colocada en el café con terraza de la tienda estaba decorada por Alfons Tost de forma original, con plantas, ramas, estrellas de cartón y velas, huyendo del rojo habitual. Tampoco el menú, a base de tartar de cangrejo y ceps y pescado, fue navideño al uso. Estos dias la ligereza se agradece.

1
A los postres llegó a Santa Eulalia todo un clásico de las relaciones públicas de alto standing en la ciudad, Carlos Martorell. Lo traía Xavier Pérez Esquerdo para entrevistarlo para el programa La Segona Hora de RAC-1. Nos hicimos una foto con Víctor Amela y Josep Sandoval.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

 

Si te ha gustado sigue este blog y sígueme en:

Twiter: @MarijoJordan

Facebook.com/MarijoJordan

Instagram=MarijoJordan