Events, Fashion, People

Todo sobre el desfile de Pronovias 2015 con Irina Shayk

Pronovias: Las tendencias 2016 y el desfile más fastuoso de la Barcelona Bridal Week con Irina Shayk, Blanca Padilla i un ‘front row’ lleno de famosos

Irina Shayk fue la encargada de abrir el desfile de Pronovias, el más fastuoso de la Barcelona Bridal Week, con un diseño de bordados tan pegados al cuerpo que parecía tatuajes: “Me gustan estos vestidos que son como una segunda piel porque son elegantes femeninos y sexys”. Se podría casar con uno, pero no dice cuando (“nunca se sabe, ¡las rusas somos imprevisibles!”) Ni con quién. Rompió con Cristiano Ronaldo y ahora pasea de la mano de Bradley Cooper (que no vino con ella) pero de eso no comenta nada. Quiere que todas las miradas recaigan en el diseño, que no admite ni un gramo de grasa. Ningún problema para la bella modelo, ahora bastante más delgada, pero curvilínea como sempre.

Pronovias tiene vestidos para todo tipo de novias pero en su show mostró la línea alta de la casa inspirada en los cuentos de hadas en un decorado presidido por un reloj marcando las doce de la noche. La hora de Cenicienta.

Sus princesas particulares fueron modelos de Victoria’s Secret como Blanca Padilla,  Romée Strijd, Cindy Bruna y Constance Jablonski.

Diseño sin título

Os pongo dos imágenes del ensayo general, con Irina y las gradas vacías:

Diseño sin título (1)

Blanca Padilla, que también fue la protagonista del fitting de la marca, realizado el lunes pasado, desfila como una profesional aunque hace muy poco que ha aterrizado en este mundillo. Es tan agradable como guapa.  “Estar en la passarel·la de Victoria’s Secret es un salto mediático que todas las modelos esperan y que me ha abierto muchas puertas laborales, pero mi vida no ha cambiado tanto”, comentaba con dulce y amable voz, de su paso por el desfile de lencería más visto del mundo.

La bella madrileña, a quien un agente descubrió el metro y lanzó a un mundo “muy sacrificado” pero que la sorprende “cada día” está instalada en Nueva York, vive dedicada a su trabajo (“en el futuro me gustaría volver a los estudios de publicidad”), admira a Naomi Campbell y asegura que todavía no piensa en boda (“yo como mi madre, que se casó tarde”), a pesar de tener un enamorado. Padilla ya estuvo en el desfile de Pronovias del año pasado pero ahora ha vuelto convertida en una auténtica estrella luciendo como nadie los diseños románticos del nuevo director creativo de la casa, Hervé Moreau.

El diseñador, nacido en Niza, se incorporó a Pronovias como jefe creativo hace unos dos años, poco después de la repentina y polémica muerte de Manuel Mota, que hasta entonces había ocupado ese lugar. No lo sabrá, pero, curiosamente, cuando le preguntas por su novia ideal, dice lo mismo que habría dicho su antecesor: Grace Kelly.
La marca explica que su fichaje no se ha hecho público hasta ahora porque le dieron un tiempo para encajar con los equipos, que reúnen unas sesenta personas, y el año pasado, cuando se presentaba su primera colección, prefirieron dar todo el protagonismo al 50 aniversario de la firma. “Esa noche Hervé salió a saludar con todas las petites mains de la casa, como uno más. Es muy buen profesional y una persona encantadora, que es la primera en llegar y la última en marcharse del taller “, explica la jefa de comunicación de Pronovias, Mariona Sans.

Formado en la alta costura parisina (trabajó 16 en la firma Jean-Louis Scherrer), asegura que desde siempre ha admirado el archivo de Pronovias, “porque en los vestidos de novia hay magia, tejidos maravillosos de primera calidad, historias … “. Dos imágenes del catálogo de la línea alta, Atelier Pronovias:

En la nueva colección tienen cabida un amplio abanico de vestidos porque va dirigida a muchos tipos de mujer. Encontraremos siluetas ultrafemeninas, muy ligeras, “algo muy nuevo en Pronovias”, y también amplios escotes y largos de falda que muestran las piernas. “Todo sin perder la elegancia”, indica un hombre que es experto en el trabajo del encaje, uno de los puntos fuertes de Pronovias, que ahora adquieren más protagonismo que nunca. Triunfan los diseños que son como una segunda piel, la mujer ultrafemenina, con la espalda escotada, que apuesta por los tejidos ligeros, con faldas largas que a veces dejan ver las piernas, pero siempre con elegancia. Tirantes, y también capas que recuerdan el aclamado look de Tom Ford que lució Gwyneth Paltrow en los Oscar 2012.
Diseño sin título (2)

El gigante nupcial (que cerró el año 2013 con una facturación de 160 millones y cuenta con 4.000 puntos de venta en el mundo) cierra la semana blanca de Barcelona en la sala oval del MNAC en un show que aplauden 1.600 clientes de 105 paises y un bouquet de rostros famosos para animar el front row.

Irina Shayk desfiló con poderío, ocupando el papel protagonista que en años anteriores era para la musa de la casa, Karolina Kurkova. Se dió a conocer mediáticamente por ser la bella pareja de Ronaldo, y ha sabido aprovechar la fama. Como pasó en el desfile de Rosa Clará, en el photocall tambien hubo algunas Wags (wifes and girlfriends) de jugadores de élite, como Malena Costa (pareja de Mario Suárez, del Atlético de Madrid) que lucía un vestido negro con flores que parecían tatuadas en su piel y se hacía fotos con Petra Nemcova i Alberto Palatchi, el propietario de Pronovias.

En el front row Malena aparece junto Petra Nemcova y Annie Costner, hija actriz de Kevin Costner que participó en la ya lejana Bailando con Lobos.

También estuvo Yolanda Cardona, a quien el año pasado vimos en el desfile de Rosa Clará. “He venido con una amiga que se casa con un vestido de Pronovias, y no es fácil porque vivo lejos”, me  decía la siempre sexy mujer de Víctor Valdés, ahora jugador del Manchester.

Raquel Mauri es la bella sevillana que conquistó al croata barcelonista Ivan Rakitic. La pareja tiene un niño.

Vanesa Lorenzo, también vestida de brillos para Pronovias, sonreía feliz al hablar de la nueva etapa maternal que vive: “Nunca había sido de desear tener hijos pero cuando llega el momento y encuentras la pareja perfecta, es una maravilla”. Inmersa ahora en la creación de una colección de ropa de niños, que saldrá en julio, la compañera de Carles Puyol nos cuenta la ilusión que le ha hecho algo tan anodino como dejarse flequillo: “Han sido muchos años que como modelo no me podía permitir hacerlo y ahora me he liberado “, reia. Se fotografió junto a Chiara Ferragni, la bella nueva embajadora de Pronovias, con casi 4 millones de seguidores en Instagram, que estos días se ha estado haciendo fotos por Barcelona: Mar, helados, un poquito de arquitectura…

Ana Boyer también puede ser considerada una Wag porque está emparejada con el tenista Fernando Verdasco, con quien dice que aún no se ha planteado casarse. A él le preguntaban por Isabel Preysler y contestaba que se llevan fenomenal. La pareja desprende unión y felicidad. En el front row destilaban azúcar y se les escapaban tiernas miradas.

Alejandra Prat llegó acompañada de su madre y de su hermana. Todas vestidas de Pronovias. En el front row junto a Olivia de Borbón i Fiona Ferrer.

Genoveva Casanova casi es una musa de Pronovias. Fue ella quién amadrinó su nueva tienda en Sevilla y no podía faltar a la cita más importante del año, vestida de forma muy discreta: “Creo que este estilo es el que pega conmigo”, decía. ¿Será porqué ahora es escritora? La socialité, sentada junto a Astrid Klisans, se muestra encantada con el resultado de su primera novela, que ya va por la segunda edicón. Insiste en que su protagonista no es una cenicienta, aunque la noche vaya de cuentos de hadas.

Con final feliz:

El fin de fiesta, en el hotel Miramar de Montjuïc, con una Irina vestida de largo negro que aguantó hasta pasadas las doce, cena de picoteo y baile junto a una piscina a la que, de milagro, no cayó nadie.

Si te ha gustado sigue
este blog y sígueme en: