Events, Fashion

Raimon Bundó, 50 años con las novias de la burguesía

¿Os acordáis del vestido de novia de Pilar Rahola? De las flores de los 70 a la última tendencia en velos, Raimon Bundó repasa décadas de historia nupcial con una pequeña muestra en su atelier para celebrar su 50 aniversario

No es fácil vestir de novia apellidos más granados de la burguesía catalana durante 50 años ininterrumpidos. La firma Raimon Bundó lo ha conseguido, y este 2.017 está de celebración. En su desfile del 27 de abril, dentro de la Barcelona Bridal Week, hará una cata histórica con algunas piezas de las últimas cinco décadas, unas joyas de costura que ha mostrado en una fiesta a clientes y amigos en su atelier de la Diagonal. Todas tienen una historia que contar, porque han vivido bodas de todo tipo, con pedigrí. “Les hemos pedido a las clientas, y no ha sido fácil conseguir teléfonos actuales”, explica la diseñadora de la casa, Ivonne Ruiz.

Un diseño actual. Vuelven los lazos y las gasas delicadas

También es complicado que la burguesía catalana rompa su tradicional discreción para dejar un vestido de novia, aunque sea para hacer una muestra cuidada. Pero la decena de piezas reunidas eran más que suficientes para demostrar como las tendencias de la moda han marcado el estilo nupcial de los últimos años.

Vestido de los años 70

Un bonito diseño largo y sin escote, lleno de flores azules (de Marisa Arana), nos transporta a la década de los setenta, y algunos vestidos con mangas anchas y gran vuelo nos recuerdan que los ochenta todo el mundo quería ser la novia Lady Di. “Ahora vuelve la tendencia a vestirse de princesa, y los velos”, dice Ivonne, que es la mujer de Raimon Bundó, segunda generación de la casa.

Su vestido de boda, una filigrana de puntas de corte exquisito, también se pudo ver en una muestra que recreaba un mundo nupcial entre bohemio y elitista, con adornos florales de Unconventional (preciosas las flores cultivadas sobre bolas de musgo siguiendo la técnica japonesa kokedama) y pastelitos de la Farga.

Ivonne es capaz de crear diseños con cuadros de Botticelli estampados y también de dirigir su propia firma de camisetas y vestidos hippies inspirados en Formentera, la Kavra.

El día de la fiesta se movía dentro de uno de estos vestidos para mostrar a los invitados las maravillas nupciales de la firma que fundó Raimon Bundó padre, uno de los precursores del prêt-à-porter nupcial al Estado.

No pasaba desapercibido el traje de dos piezas que llevó Pilar Rahola para casarse con Roberto Cerdán en 2001 en el salón del Consejo de Ciento, con posterior fiesta en el Ritz. Se encuentra junto al de la hija de Johann Cruyff, Chantal, el año de los Juegos Olímpicos, un diseño que, como todos los de los años noventa, prioriza la costura y el minimalismo.

 

 

 

Si te ha gustado sigue este blog y sígueme en:

             Twiter: @MarijoJordan

             Facebook.com/MarijoJordan

             Instagram=MarijoJordan