Culture, Fashion

Moritz Feed Dog nos cuenta el ascenso y caída de Zac Posen

Los ascensos fulminantes con su consecuente caída estrepitosa siempre fascinan al espectador. El que vivió Zac Posen, un joven para algunos exasperante y para otros encantador, lo relata el documental House of Z, que se ha visto en el festival Moritz Feed Dog y ahora también en Netflix. De sorprender a Gianni Versace y vestir a celebrities como Paltrow y Campbell a la soledad del fracaso y al posterior esfuerzo de la reinvención. El lado oscuro de la moda, en imágenes

"Desfile de Zac Posen"

En los primeros años de este siglo un jovencito excéntrico y talentoso revolucionó la estética de sus colegas y en poco tiempo su estilo fue alabado por la gurú Anna Wintour y se impuso entre la modernidad de Nueva York, llegando a las alfombras rojas más codiciadas. Zac Posen, nacido en una familia de origen judío que vivía en el artístico Soho, fue un niño con déficit de atención y dislexia a quién le encantaba crear vestidos para sus muñecas.

"Zac en estudio pintura padre"

Zac con su padre en su estudio de pintura

Enseguida destacó en la escuela por su forma cambiante y divertida de vestir (“debería haber hecho fotos de todos sus modelitos”, se lamenta ahora su madre) y sus amigas adolescentes, entre las que había futuras modelos, socialités y actrices como Claire Danes (Homeland), Lena Dunham y Paz de la Huerta, se ponían sus creaciones alocadas para salir de fiesta.

"Zac Posen vestido de papa"

Para aquel chaval que acudió a su graduación vestido de Papa, la moda era toda una obsesión que pudo hacer realidad. Estudió en la Parsons, estuvo en el Costume Institut de Nueva York fascinado por la técnica de Vionnet y por los volúmenes arquitectónicos de Charles James, el Dior de América, y pasó por Saint Martins para empaparse del Londres más punk y cañero. El cóctel estaba servido: joven, con gran dominio de la técnica, con contactos y además con espíritu rompedor. Zac cautivó al museo Vionnet de París con un diseño de piel inspirado en un corsé, hizo que Gianni Versace preguntara por el nombre del diseñador al ver un modelo masculino suyo  y revolucionó Nueva York con un vestido rojo que lució su amiga Lola Schnabel en una fiesta.

“Una estrella ha nacido”, decían los titulares. Tenía 20 años y viendo que sus piezas únicas hasta llamaban la atención de los almacenes H. Bendel, decide montar su empresa con su hermana del alma y su madre, que siempre lo apoyaron en sus inquietudes creativas.

"Hermana de Zac Posen"

El 12 de noviembre del 2002 realiza su primer desfile con la mismísima Anna Wintour en primera fila (“es un amigo de mi hijo”, decía a las cámaras, y añadía: “Creo que será una gran estrella”).

"Zac Posen besa a Naomi Campbell"

Zac besa a Naomi Campbell ante la mirada de Natalia Vodianova

La crítica alaba la precisión de su técnica y sus personales diseños, que, como cuenta Naomi Campbell, siempre tienen detrás una historia que explicar.  El éxito es fulminante. Posen va a todas las fiestas, posa al lado de grandes como Tom Ford, y disfruta de los focos.

"Desfile de Zac Posen"

Se convierte en todo un personaje fascinante, con una vida idílica, aunque oculta a todo el mundo que pasa noches enteras en su taller, a veces durmiendo tan solo unas horas en el sofá,  confeccionando sus creaciones. Algunas, como un vestido de rafia auténtica que había que regar antes de desfilar, impactan a críticos como André Leon Talley.

"Zac Posen"

En ese momento de esplendor es cuando aparece el rapero Sean P. Diddy y le ofrece invertir en su empresa para convertirla en un negocio global. Empieza el capítulo hip hop en la vida de un chaval enamorado de la fama.  En 2004 todo en su vida se llena de glamur, lujo, sexy… Sus shows incrementan el presupuesto y las alfombras rojas se llenan de sus diseños. Los visten Gwyneth Paltrow, Kate Winslet, Uma Thurman, Jennifer Lopez…  Zac vive con los pies en las nubes y ese será el principio del fin de la fiesta. Hace 8 colecciones al año, tiene conflictos con su madre y hermana por la envergadura incontrolable del proyecto, vive dramas emocionales, recibe consejos diversos de estilistas, asesores, comerciales…

"Gwyneth Paltrow vestida de Zac Posen"

Gwyneth Paltrow en los Oscars de 2007

En 2007 de empresa familiar ha pasado a dirigir un circo con 20 personas opinando a su alrededor. El documental de Vogu USA, House of Z, no profundiza demasiado en los detalles de esta etapa pero sí que deja intuir que Posen se convierte en un pequeño tirano, se desorienta y su ropa deja de ser lo que era. Un desfile en París con diseños excesivos llenos de encajes y plumas sin sentido demuestra que había perdido su voz creativa. Era mucho más teatral, más Galliano. Exhausto, el diseñador acaba rompiendo con su madre y encaja durísimas críticas. Se siente vulnerable y solo. La crisis económica acaba de fulminarlo.

"Desfile de Paris de Zac Posen"

El desfile de París en el hotel Westin

La reinvención llega poco a poco, ideando de nuevo piezas únicas en su taller de Nueva York. El creador cree que los sueños “se hacen realidad en el atelier”, pero no desaprovecha oportunidades comerciales como diseñar para Target, ni mediáticas, como ser juez del programa Project Runway.  El documental, que hasta ahora llevaba un ritmo rápido como el de la industria de la moda, se relaja.

"Uma Thurman con Zac Posen"

Uma Thurman, con Zac, con un precioso diseño suyo en el Met Ball de 2013

Vemos sus puntadas de alta costura paso a paso, los nervios y la dedicación de su equipo para completar la colección que preparan para desfilar en 2014 , esta vez sí, con la voz de Posen. Diseños sofisticados, entallados, sobrios y elegantes, con reminiscencias al New Look de Charles James pero adaptados a la mujer moderna. Posen, que ese mismo año ficha como director creativo de Brooke Brothers,  utiliza la artesanía y lo nuevo, el 3D y los tejidos tecnológicos. Como el luminoso y adecuado diseño que lució Claire Danes en el Met en la exhibición dedicada a la dicotomía entre tradición e innovación del 2016, ‘Manus x Machina: Fashion in an Age of Technology’

"Clair Danes vestida de Zac Posen"

La estrella del desfile final es un diseño complejo, con una falda de arquitectura imposible y puntadas precisas, que parece un enorme pulpo azul, tan difícil de lucir como espléndido. El documental nos muestra como retoma la relación emocional con su madre y hermana, y como finalmente su talento sobrevive a los focos deslumbrantes de la fama. No es un relato pastelero pero a mi me hubiera gustado que se atreviera un poco más a mostrar el momento oscuro de su trayectoria, no por morbo, sino para profundizar en la manera como la industria puede llegar a devorar a sus hijos pródigos. Aún y así, es una buena lección de humildad para todos los que empiezan desde lo más alto, ya sea en el cine o en O. T. Una fábula sobre la necesidad de preservar el talento por encima de todo.

"Desfile de Zac Posen"

 

Si te ha gustado sigue este blog y sígueme en:

            Twiter: @MarijoJordan

             Facebook.com/MarijoJordan

             Instagram=MarijoJordan