Series

Halle Berry se niega a extinguirse

 

La leyenda dice que una maldición recae sobre toda mujer que gana un Oscar. Quizás porque Halle Berry (48 años) no ha vuelto a repetir un éxito cinematográfico como el de Monster ‘s Ball, ahora ha buscado refugio en la televisión, como tantas otras de sus colegas maduras. El título de la serie que protagoniza y produce, Extant (en oposición a Extinct, extinguido) parece una metáfora de su deseo de pervivencia profesional. En realidad, hace referencia a la lucha de una astronauta por su vida y la de los suyos en medio de una posible invasión alienígena. El relato bebe de las fuentes de Solaris (Tarkovsky) sobre todo por las alucinaciones de seres queridos y de Inteligencia Artificial (Spielberg) por la aparición de un niño robot muy importante para la trama. Tiene un puntito de La Semilla del Diablo (Polanski) y de Expediente X. La serie es lineal y poco innovadora. Aunque tiene una estética cuidada de imágenes diáfanas, no aporta nada al género de la ciencia ficción. Destaca la importancia que se da a la familia, especialmente a la paternidad, en toda la trama (algo común en todo lo que toca Spielberg, que en este caso es productor).  A su favor cuenta con la sutil introducción de la fantasía en la vida diaria: pantallas digitales que aparecen de repente en los espejos, niños con batería recargable en la espalda, móviles translúcidos… Extant empieza bien, se estanca a mitad de temporada y remonta al final. Lo mejor, Halle Berry.

Si te ha gustado sigue este blog y sígueme en: