Fashion

Antonio Miró vuelve a la 080 Barcelona Fashion

Fue una sorpresa para todos que el nombre de Antonio Miró volviera a sonar en la pasarela 080 Barcelona Fashion después de seis años sin desfilar ni aquí,  ni tampoco en París, ciudad donde el creador mostraba sus diseños en la semana de la moda masculina en aquellos tiempos, ya suenan superlejanos, de bonanza económica. Miró ha sido una marca icónica, símbolo de toda una época en Barcelona.

Hubo un tiempo que si eras hombre y no tenías un traje Miró no eras nadie. Se anunció el retorno de la firma y todos esperamos que apareciera el diseñador, pero no lo hizo. Ni en el front row. Quien diseña ahora es Albert Villagrasa que trabajó a su lado más de una década, y quién se ocupa de que todo funcione es Andrea Arqeuro, accionista de la firma al 70% desde el 2007 (el otro 30% es de Miró). “En los últimos años nos hemos concentrado en consolidar las licencias de la marca, que son más de 20: bolígrafos, zapatos, urnas funerarias…”, explica.

Se nota que Villagrasa conoce bien la esencia de Miró. Sus diseños revitalizan las lineas puras y minimalistas de la casa llenándolas de color mediterráneo. Cuenta que se ha inspirado en la arquitectura colorista de los pueblos italianos. Los trajes, ajustados y juveniles, evocan imágenes del pasado de la firma actualizándolas.

Las camisas blancas muestran trazos de color tanto para ellas como para ellos. El cruce de géneros ya está presente en todas partes.

En mujer, que nunca fue el punto fuerte de Antonio Miró, vimos amplios vestidos (a veces transparentes), tops cortitos, pantalones piratas ajustados y faldas un punto globo simpre en colores vivos o de una oscuridad intensa.

Y que hacía mientras tanto Antonio? Acababa de presentar en el Teatre Nacional de Catalunya el vestuario casi industrial que ha creado para la obra Daurrodó de Joan Baixas y el artista conceptual brasileño Cildo Meireles.

 

Si te ha gustado sigue
este blog y sígueme en:

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar